Revista Èvoque

Tras el título que acabáis de leer vamos a presentaros semejanzas y diferencias sobre dos de las energías que se extraen mediante perforaciones, geotermia y biogás, además de ambas energías, vamos a analizar sus métodos de obtención, perforación para geotermia y desgasificación de vertederos, siendo por tanto, este tipo de artículo, un artículo que nos va a presentar información comparativa.

perforacion geotermia y desgasificacion

La primera semejanza, tal y como hemos indicado anteriormente, se encuentra en que la única manera de acceder a dichas energías es mediante perforaciones, perforación para geotermia en el caso de la geotermia y desgasificación de vertederos para el caso del biogás, ya que ambas se encuentran bajo la superficie de la tierra. Esto, nos lleva a una semejanza entre ambas energías, que es muy común en cualquiera de ellas, debe ser transportada desde su lugar de acceso o adquisición, hacia los centros de transformación y procesamiento para su uso.

Otra de las similitudes entre geotermia y biogás, es la utilización de maquinaria específica para la extracción de ambas, aunque de diferente forma y mediante maquinaria distinta, es cierto que sin este tipo de maquinaria sería imposible llevar a cabo perforación para geotermia y de igual forma, desgasificación de vertederos.

La principal diferencia entre ambas fuentes de energías, radica en el uso posterior, mientras que el principal uso de geotermia se centra en calentamiento de agua através de un ciclo de flujos que nace en el centro de la tierra, con la desgasificación de vertederos llevamos biogás para su proceso que se convertirá en energía eléctrica para uso común.

Otra de las diferencias llamativas entre biogás y geotermia se sitúa en la manera en que ese tipo de energía aparece ante nosotros, es decir, la energía que se crea biogás procede de la descomposición de residuos urbanos, de basura que se almacena bajo tierra en nuestros vertederos, sin embargo, por así llamarlo, energía geotérmica es más natural, procede cien por cien de la actividad calorífica del centro de la Tierra.

Revista Èvoque