Revista Èvoque

Justamente en el artículo anterior mencionábamos parte de la riqueza que nos muestra y ofrece día a día la madre naturaleza, hoy vamos a descubrir un poco más otra energía para la que se necesitan ciertas perforaciones, y a través de ellas y su tratamiento podremos obtener dicha energía para usos de lo más cotidiano, por tanto, ya nos estamos haciendo una primera idea de lo que podemos extraer mediante esas perforaciones, prácticamente inagotable, aunque aún es pronto para lograr comprender hasta donde tiene cabida dicha energía.

La energía de la que nos hacemos eco hoy es geotermia. Para aquellos que desconocen el latín, quienes lo conocen seguro que ya saben de qué estamos hablando, geotermia hace alusión al calor que contiene la Tierra dentro de sí misma, por tanto podemos decir claramente que se trata de una energía propiamente de la Tierra, mucho más allá de la energía solar o eólica.

La energía geotérmica, es una energía duradera, ya que este calor que acumula la Tierra en su interior procede del magma fundido del centro del planeta, y éste está en continuo movimiento, por lo que salvo explotación masiva, podremos contar con geotermia durante muchos años.

geotermia y perforaciones

La energía procedente de geotermia se extrae mediante perforación para geotermia en el suelo, que se encargan de atrapar esta energía y transportarla hacia centrales estáticas que son las que tienen el cometido de expandir su uso. Estas centrales en la mayoría de ocasiones son como pequeños depósitos donde la energía es almacenada hasta su uso.

Hasta el día de hoy, el uso de energía de geotermia más común es usado principalmente por viviendas individuales, normalmente se trata de viviendas rurales, que utilizan la energía principalmente para calentamiento de agua. Como bien decimos, se trata del uso más generalizado, en artículos posteriores desarrollaremos los diferentes usos de la geotermia con mayor precisión.

Revista Èvoque