Revista Èvoque

Se estima que en España los estudios para posteriores perforaciones para geotermia y el aprovechamiento de esta energía a nivel nacional es casi nula. Contando con los escasos 150 Megavatios contratados. 

geotermia

 

Para evitar que nuestras arcas particulares se vean mermadas se esta optando cada vez más por las energías renovables, en el caso de España en menor medida, pero dado el caso de que la factura de la luz asciende por año, queremos volver a romper una lanza en favor de las energías verdes. A pesar de ser la energía geotérmica un de las renovables más caras a la hora de su implantación, por su coste en estudios y perforaciones, estas inversiones se estiman que estarían amortizadas en 10 años tirando muy por lo alto. Hay que tener en cuenta que los últimos diseños para extracción de esta energía en España supondrá un 75 % del total de lo que necesita la vivienda en su vida útil.

A la hora de calcular el tiempo en el que una vivienda podrá amortizar la inversión inicial, se han de tener varias cosas en cuenta; Entre ellas el combustible con el que comparemos el precio y la más importante de ellas que no sería otra que el tipo de instalación. No obstante desde el Consejo Europeo de Energía Geotérmica se asegura que en un plazo máximo de diez años queda amortizado al 100%.

Con los nuevos sistemas de acción de la geotérmia no solo se climatizarán casas, oficinas, bodegas, si no que también se pretende aclimatar campos de golf incluso con situaciones climatológicas extremas. El primero de ellos ha sido el campo de golf situado en Cirueña, cuyo objetivo es utilizar el campo de laboratorio para ver el comportamiento del campo con la aplicación de la geotérmia.

Otra de las realidades que se presentan con la utilización de energía geotérmica es la climatización tanto de frio como de calor en la estación de metro Pacífico de Madrid, además de esto se rebaja en un 50% las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera y la contaminación acústica de la que se venían quejando los usuarios se elimina al no utilizar ventiladores con los nuevos sistemas.

Revista Èvoque