Revista Èvoque

Estamos preocupados por las noticias que aunque no son nuevas son alarmantes, desde las autoridades de Argelia así como la Organización Mundial de la Salud nos advierten del problema en forma de vertedero de Uled Fayet. Este problema de casi 40 hectáreas se erige como un gran volcán de basura con columnas de humo tóxico provenientes desde los ríos que tiene a sus dos costados.

Desgasificación

Esta catástrofe ecológica no cuenta con sistemas de desgasificación de vertederos ni de tratamiento de los líquidos de los residuos o de las aguas de lixiviados que desembocan justo en el. Cierto es que se está trabajando para intentar contener esta catástrofe y son dos empresas una española y otra argelina las encargadas de llevar a cabo las acciones para que todo esto llegue a buen puerto.

El primer paso fue el cierre y sellado del vertedero para contener el crecimiento gigantesco del vertedero. La empresa española fue la encargado de instalar en el vertedero el sistema de extracción, quemado y aprovechamiento del biogás contenido en el subsuelo del vertedero, energía renovable, útil y casi indispensable para la vida en Argelia. A su vez se implantará una planta de tratamientos de fluidos, es indispensable que estas dos plantas se integren en el vertedero lo antes posible.

Aunque el coste para realizar esto es elevado la empresa española cuenta con un presupuesto de 13 millones de euros. Otro punto en el que se están volcando los proyectos en esta región es el de controlar tanto la llegada de camiones de basura, como la de la multitud de personas que solo provistas con sacos y las manos desnudas rebuscan entre los desperdicios para luego venderlo, se pretende llevar un control higiénico y una planta de triage para la selección y clasificación de los residuos. Muchos de estos “recolectores” de basura viven directamente en el vertedero, eso es inhumano y pro enfermedades.

Revista Èvoque