Carburo de Silicio

Publicado: 9th julio 2013 por David Rodríguez in Productos

Revista Èvoque

El carburo de silicio, que también se le conoce por carborundo, es un material casi tan duro como el diamante. Este material  se considera una  aleación sólida, se basa en la estructura compuesta de carbono en forma de diamante y silicio.

Está formado por cristales negros de gran dureza y muy inertes. Se puede obtener por combinación directa de sus elementos o por reducción de la sílice con carbono. El proceso más generalizado de obtención es a partir de las arenas o de cuarzo extremadamente puro.  Posteriormente se realiza una trituración, un secado, una criba  magnética, una absorción del polvo y un mezclado. El resultado final es la obtención de uno de los materiales de más dureza.

El carburo de Silicio es un material que puede ser considerado como semiconductor y refractario que presenta muchas ventajas para ser utilizado en dispositivos que impliquen trabajar en condiciones extremas de temperatura. También se puede utilizar con un  gradiente de voltaje o de campo eléctrico elevado. Esta cualidad le hace ser de utilidad en la fabricación de componentes como los diodos, los transistores y los microondas.

Comparado con los metales, el carburo de silicio tiene una elevada resistencia a la compresión, cualidad que se mantiene incluso a temperaturas de 1500 º C.  Una propiedad importante es el mantenimiento de las propiedades mecánicas del carburo de silicio a altas temperaturas. Este material es de elevada dureza. que lo hace muy apreciado en el sector industrial y dadas sus características técnicas en la actualidad también es utilizado por el sector del electrodoméstico.

Actualmente es posible el control exacto de los diferentes tamaños de granulometría que conjuntamente con los aglomerantes adecuados hacen del carburo de silicio un compuesto que tiene una excelente resistencia mecánica que es de gran utilidad para la fabricación de piezas para máquinas herramientas como  las lijas, discos de corte de metal y pastas para pulir. Tiene una gran dureza parar ser ampliamente utilizado como  abrasivo y como puntas cortantes de herramientas.

La tecnología actual permite fabricar estos materiales cerámicos con menos poros y menos imperfecciones. Disminuyendo su  fragilidad se obtiene  un carburo de silicio  en estado prácticamente puro adecuado para resistir a los esfuerzos requeridos en sus diversas aplicaciones.

carburo de silicio

Revista Èvoque